Un Verdadero Amigo

399
Un Verdadero Amigo
Un Verdadero Amigo

En una ocasión llamé a mi amigo y le dije:

Necesito dinero, mi madre está enferma y no tengo dinero para comprar los medicamentos.
Mi amigo respondió: «está bien, mi querido amigo llámame por la noche»
Según como me dijo, lo llamé, pero su teléfono estaba apagado.

Traté de comunicarme una y otra vez, hasta que al final me cansé y dejé de llamar. Fui a buscar a otro amigo que pudiera ayudarme, pero no pude encontrar a ninguno…

Estaba triste y decepcionado con ese amigo, que me abandonó cuando más lo necesitaba, incluso apagó su teléfono para que yo no pudiera comunicarme con él en esta necesidad.

Decidí regresar a mi casa y al ingresar encontré una bolsa con medicamentos, junto a la almohada donde mi madre estaba durmiendo.

Le pregunté a mi hermano de donde salieron esas medicinas, y él me dijo:
Tu amigo vino recogió las recetas y trajo esas medicinas, se fue hace un rato.

Sonreí con lágrimas en los ojos y salí corriendo a buscar a mi amigo. Cuando lo encontré de inmediato le pregunté ¿dónde había estado que ni siquiera me contestaba el teléfono?

Él me dijo: «amigo, vendí mi teléfono y compré los medicamentos para tu madre», por eso no te pude contestar, discúlpame por favor.

Lo abracé mucho más fuerte y con lágrimas en los ojos le dije gracias amigo.

La palabra de Dios dice: Eclesiástico 6, 14-15 (Biblia de Jerusalén)

«El amigo fiel es un apoyo seguro, quien lo encuentra, ha encontrado un tesoro. El amigo fiel no tiene precio, su valor es incalculable.”

Compartiendo este contenido, también estas evangelizando.

Si deseas ponerte en contacto con nosotros puedes realizarlo desde ESTE ENLACE


También puedes visitarnos en:
Fanpage facebook.com/csanfrancisco
Canal en Youtube www.youtube.com/channel/UCTGj-CW459S6Qp9LHK_vVAg